El Ayurveda es un conjunto de técnicas médicas que se desarrolló en la India hace más de 5.000 años y que ha continuado vigente hasta nuestros días. Es una técnica milenaria que se basa en el conocimiento popular y tiene sus orígenes en las antiguas tradiciones de los curanderos de los poblados indios, cuando simplemente se utilizaban remedios naturales de plantas, aceites, especias y diferentes combinaciones de alimentos, para la curación de todo tipo de enfermedades, desde las comunes hasta las más complejas.
Vaya por delante que no pretendo aquí hacer un estudio detallado de esta medicina y filosofía de vida, sino simplemente dar a conocer algunos conceptos básicos del Ayurveda y también hacer notar como en las últimas décadas, estas técnicas han sido “descubiertas” en Occidente, siendo hoy en día cada vez más las personas que creen y practican el Ayurveda como su sistema de curación, bien principal o bien alternativo y complementario a la medicina moderna.
El Ayurveda se fundamenta en la definición de los 5 elementos fundamentales que existen en la Naturaleza, a saber: tierra (bhumi en Sánscrito), agua (yala), fuego (agní), aire (vaiú) y éter (akasha). Como vemos, estos son también los 5 elementos básicos que aparecen en la filosofía griega casi 2.500 años después. Para entonces en el Subcontinente Indio ya llevaban más de dos milenios habiendo desarrollado complejos sistemas de filosofía, medicina y pensamiento. Esto nos da que pensar que a lo mejor en Occidente todavía no lo sabemos todo, como normalmente pensamos y que no está de más viajar para cambiar un poco de perspectiva y conocer otras realidades.

Pero retomando lo de los 5 elementos, en función de éstos se definen en el Ayurveda los 3 doshas o humores (aires vitales) principales. Estos son diferentes combinaciones de los 5 elementos y que dan lugar a estos humores o doshas fundamentales. Estos son los pilares del Ayurveda y a partir de aquí se construye todo lo que vendrá a continuación, ya que en cada persona tendrá mayor o menor preponderancia cada uno de estos doshas y a partir de ahí, quedarán definidas pautas cómo forma de ser, carácter, tendencias patológicas y tratamientos posteriores.
Así que vemos que hay tres doshas fundamentales
  • Vata (“aire” en Sanscrito): representa la unión del aire y el éter.
  • Pitta (“bilis” en Sanscrito): representa la unión del fuego y el agua.
  • Kapha (“flema” en Sanscrito): representa la unión entre el agua y la tierra.
Ya decimos aquí que no pretendemos dar una información exhaustiva en este artículo, tan solo presentar unos trazos de lo que es el Ayurveda. A grandes rasgos, nuestro médico ayurvédico determinaré nuestra personalidad y nuestra predisposición a determinadas enfermedades y patas de comportamiento en función de cual sea el dosha predominante de los tres en nuestra personalidad. A partir de aquí y siempre de una forma personalizada, el médico determinará cual es la mejor pauta de curación para la recuperación del equilibro perdido en nuestro cuerpo-mente. Este desequilibrio es producido (siempre según la filosofía ayurvédica) por la pérdida del equilibrio relativo entre los doshas de nuestro cuerpo, los cuales han de estar presentes en sus correctas proporciones para que la persona se encuentre en un estado de salud y libre de enfermedad.
Este tratamiento podrá consistir en tisanas o infusiones de hierbas naturales, supresión de ciertos alimentos, ayunos o semi-ayunos, preparados de zumos de frutas, comidas con mezclas de ciertos tipos de especies, tratamientos con aceites esenciales, masajes o una combinación de todos ellos.
Hay que decir que en la India la práctica de la medicina ayurvédica ha continuado hasta nuestros días, a pesar de la veloz trasformación y “modernización”, o más bien peligrosa occidentalización del país en las últimas décadas. No obstante en regiones del sur de la India como en los estados de Maharashtra (Bombay), el Karnataka (Bangalore) y sobre todo en Kerala, el ayurveda continúa siendo una medicina utilizada y muy enraizada en la cultura del país. Hasta el punto que en Kerala ha nacido una floreciente industria vinculada al turismo, en donde se ofrecen todo tipo de terapias ayurvédicas dirigidas a turistas extranjeros que vienen al país para una cura o desintoxicación a base de masajes, dietas especiales y tratamientos específicos con unos resultados realmente espectaculares.
Más allá del negocio turístico, en el que hay que andar con ojo ya que también existe mucha charlatanería y gente que se sube al carro para sacar tajada, existe toda una red de clínicas y hospitales que basan sus tratamientos en esta medicina. También existen escuelas que imparten cursos de Ayurveda a lo largo y ancho de todo el país.

Si viajáis a la India nosotros os recomendamos que aprovechéis para conocer el Ayurveda, al menos de la forma más sencilla posible que es dándose un masaje. La experiencia merecerá la pena y después, si nos interesa podremos profundizar un poco más en esta técnica milenaria y una filosofía holística que ha perdurado a lo largo de los siglos.